Anillamiento de autillos en Madrid

Durante los días inmediatamente posteriores a su llegada desde África, los autillos – Otus scops – se dedican a delimitar y defender el territorio que les servirá para criar durante las próximas semanas. Su conducta esquiva y aspecto mimético dificultan el estudio de sus movimientos el resto del año, y mucho tenemos aún que aprender de las costumbres migratorias de este pequeño estrigiforme. Moreau (1972) ya estableció que las poblaciones europeas de autillos invernan en el sur del Sahara, alcanzando Senegal, aunque algunos datos recientes de individuos marcados con emisores gps sugieren que nuestras poblaciones seleccionan el oeste de Marruecos, adentrándose si acaso en Mauritania sólo septentrionalmente. Adicionalmente, algunos individuos parecen haber sido vistos también durante el invierno en la costa de la Península Ibérica , lo que indicaría que parte de las poblaciones podrían no ser migratorias.

Es en este periodo cuando he podido aprovechar algunas noches para identificar ciertos territorios urbanos de la especie, que aprovecha arboledas ligadas a terrenos abiertos arbustivos para establecerse y criar. Por el momento, he podido anillar 6 ejemplares.

mano2_

Los primeros datos que se toman del individuo una vez anillado son la edad y el sexo. Antes de la reproducción, muchos de ellos son difíciles o incluso imposibles de sexar por el plumaje. El tamaño puede servir de ayuda, ya que las hembras suelen ser algo más grandes. Así, sólo los individuos que tienen la F8 (octava primaria) > 124 mm pueden ser sexados como hembras. Los menores, pueden ser tanto machos como hembras. Más adelante podrán sexarse en función de la presencia de placa incubatriz, que solamente presentan las hembras. Recordaremos un artículo anterior que hablaba precisamente de la placa incubatriz.

El datado se basa en discernir qué individuo nació el año pasado y cuál lo hizo antes, ya que aún no hay pollos del año. En su primer año de vida, tras el verano, los juveniles realizan una muda parcial que incluye las plumas del cuerpo, las pequeñas y las medianas coberteras (muda postjuvenil). Las plumas de vuelo y las de la cola se conservan en su primer invierno, por lo que van y vuelven de África con ellas, y por ello a su llegada a los sitios de reproducción éstas tienen un considerable desgaste.

colajoven

Fijándonos sobre todo en el par central de plumas de la cola, son más bien puntiagudas y el diseño forma un barreado de líneas negras irregulares acompañando a cada área pálida. Su consistencia es débil, siendo casi translúcidas con una pigmentación suave. En laa cola de un adulto los extremos son redondeados, y el diseño del barreado es más uniforme y ancho, con anchas líneas negras que acompañan regularmente a cada área blanca, que se difumina sólo levemente hacia el extremo distal.

La forma de las primarias y secundarias es también muy útil para datar individuos: en los juveniles son estrechas y afiladas distalmente, mientras que en los adultos, que realizaron una muda completa en sus cuarteles de invierno (muda postnupcial), estas plumas son redondeadas en su extremo distal, y más anchas. Su diseño también difiere, aunque como veremos más adelante cuando tengamos la oportunidad de comparar con pollos del año, apreciar esto es algo más difícil y y requiere quizá contrastar más individuos para verlo claramente.

otus scops  ciu2mano3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s