Cajas nido de Carbonero común (Parus major)

Gran parte de los estudios sobre la reproducción en Paseriformes se ha realizado con el carbonero común (Parus major), gracias a su facilidad para aceptar cajas nido y al hecho de que por lo común se dejan manipular sin abandonar la puesta.

Durante estos días vivimos en el centro de España el inicio de la reproducción de esta especie, y una de mis cajas ya ha sido ocupada por una pareja que terminaba de construir el nido en los últimos días de marzo.

Justo antes de amanecer el 1 de abril, la hembra ponía el primer huevo en la caja. Este huevo reposa sin incubar, a la espera de que la puesta esté casi completa. A razón de un huevo diario, la hembra va engrosando la puesta hasta un total de 8 huevos, cubriéndolos cuidadosamente con pelo de forma que es imposible verlos, evitando además que se desequen. No olvidemos que el huevo es una estructura porosa que permite (y necesita) el intercambio gaseoso con el medio externo; este intercambio, como consecuencia de las elevadas temperaturas de esos primeros días de abril, puede provocar una excesiva pérdida de agua que el embrión necesitará durante los 12-13 días que durará la incubación. En su caso, este recubrimiento también los protege del frío excesivo, y por supuesto de los depredadores, ya que los huevos quedan tapados de tal forma que es imposible verlos desde el agujero. Destapando con cuidado pueden verse los huevos puestos hasta el momento, caracterizados por un fino punteado rojizo repartido uniformemente por toda la superficie sobre un fondo blanco, sin acúmulos de color en la parte gruesa como sí ocurre frecuentemente en el herrerillo común.

parusmajornido1

Con el penúltimo huevo la hembra comienza la incubación, asegurando así que todos los pollos nacen prácticamente a la vez. Solamente el último nace horas más tarde, lo que no llega a ser un problema ya que pronto la diferencia de tamaño es imperceptible, pero adelantar un día la incubación es altamente beneficioso al acortar un día la cría y por tanto la exposición a los depredadores, o en vistas a una más que probable segunda puesta.

parusmajor2

El día 21 de abril tienen lugar los nacimientos, y el aporte de alimento es frenético a las pocas horas, permaneciendo la hembra encima de los pollos para asegurar el aporte de calor, y siendo el macho en estas primeras etapas el encargado de traer alimento. De momento, las cebas se basan en larvas de Lepidoptera, y arañas.

parusmajornido3

Anuncios

Anillamiento de autillos en Madrid

Durante los días inmediatamente posteriores a su llegada desde África, los autillos – Otus scops – se dedican a delimitar y defender el territorio que les servirá para criar durante las próximas semanas. Su conducta esquiva y aspecto mimético dificultan el estudio de sus movimientos el resto del año, y mucho tenemos aún que aprender de las costumbres migratorias de este pequeño estrigiforme. Moreau (1972) ya estableció que las poblaciones europeas de autillos invernan en el sur del Sahara, alcanzando Senegal, aunque algunos datos recientes de individuos marcados con emisores gps sugieren que nuestras poblaciones seleccionan el oeste de Marruecos, adentrándose si acaso en Mauritania sólo septentrionalmente. Adicionalmente, algunos individuos parecen haber sido vistos también durante el invierno en la costa de la Península Ibérica , lo que indicaría que parte de las poblaciones podrían no ser migratorias.

Es en este periodo cuando he podido aprovechar algunas noches para identificar ciertos territorios urbanos de la especie, que aprovecha arboledas ligadas a terrenos abiertos arbustivos para establecerse y criar. Por el momento, he podido anillar 6 ejemplares.

mano2_

Los primeros datos que se toman del individuo una vez anillado son la edad y el sexo. Antes de la reproducción, muchos de ellos son difíciles o incluso imposibles de sexar por el plumaje. El tamaño puede servir de ayuda, ya que las hembras suelen ser algo más grandes. Así, sólo los individuos que tienen la F8 (octava primaria) > 124 mm pueden ser sexados como hembras. Los menores, pueden ser tanto machos como hembras. Más adelante podrán sexarse en función de la presencia de placa incubatriz, que solamente presentan las hembras. Recordaremos un artículo anterior que hablaba precisamente de la placa incubatriz.

El datado se basa en discernir qué individuo nació el año pasado y cuál lo hizo antes, ya que aún no hay pollos del año. En su primer año de vida, tras el verano, los juveniles realizan una muda parcial que incluye las plumas del cuerpo, las pequeñas y las medianas coberteras (muda postjuvenil). Las plumas de vuelo y las de la cola se conservan en su primer invierno, por lo que van y vuelven de África con ellas, y por ello a su llegada a los sitios de reproducción éstas tienen un considerable desgaste.

colajoven

Fijándonos sobre todo en el par central de plumas de la cola, son más bien puntiagudas y el diseño forma un barreado de líneas negras irregulares acompañando a cada área pálida. Su consistencia es débil, siendo casi translúcidas con una pigmentación suave. En laa cola de un adulto los extremos son redondeados, y el diseño del barreado es más uniforme y ancho, con anchas líneas negras que acompañan regularmente a cada área blanca, que se difumina sólo levemente hacia el extremo distal.

La forma de las primarias y secundarias es también muy útil para datar individuos: en los juveniles son estrechas y afiladas distalmente, mientras que en los adultos, que realizaron una muda completa en sus cuarteles de invierno (muda postnupcial), estas plumas son redondeadas en su extremo distal, y más anchas. Su diseño también difiere, aunque como veremos más adelante cuando tengamos la oportunidad de comparar con pollos del año, apreciar esto es algo más difícil y y requiere quizá contrastar más individuos para verlo claramente.

otus scops  ciu2mano3