Grajas en Varsovia

De entre las numerosas especies que pueden verse en Varsovia a pie de calle en invierno hay una que ha llamado poderosamente mi atención. Quizá a través de su inteligencia, descrita hace tiempo por los etólogos, o quizá por los colores de su plumaje, un singular baile cromático entre lo ridículo y lo elegante.

1g

Todo ello camina al son de un paso firme y decidido, a la vez que precavido. La especie, que llega a pesar más de medio kilo  – rozando así el mayor tamaño entre los paseriformes europeos – es también capaz de levantar un suave vuelo y planear delicadamente aterrizando después con la dulzura de una mariposa. Resulta inconfundible la zona desnuda en la base de su pico, algo único entre los córvidos, que hace a la graja inconfundible cuando uno se acerca lo suficiente.

2g

Y después de todo lo rudo de su voz, que en algún momento deja oír, exhibe casi durante todo el año posturas de gran elegancia frente a su pareja, a quien parece rendir homenaje en cada paso.

3g

Sin duda una especie admirable de la que, por cierto, tenemos representación en España en una misteriosa población aislada en la provincia de León.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s